SER EXPULSADA DE MI APARTAMENTO ME CAMBIO LA VIDA.                                           ENGLISH

Si me hubieras dicho hace 10 años que estaría corriendo para un cargo político, ¡hubiera pensado que estabas loca! Sin embargo, aquí estoy pidiendo su apoyo para que coja silla como miembro Concejal del Distrito 13.

Me mudé a Los Ángeles en 2008 y me gané la vida administrando un pequeño negocio de servicios de producción y artesanía para sets de comerciales. Hice mi casa en la Villa Carlotta, un edificio de apartamentos histórico en el vecindario Franklin Village de Hollywood. Allí, mis vecinos y yo creamos una comunidad muy unida donde compartimos autos, cuidamos las mascotas de los demás, empezamos un jardín en la azotea y celebramos festines comunales de día de gracias. Tuve una vida cómoda que disfruté. Amé a mis vecinos, mi comunidad y mi ciudad.

Y luego llego el día cuando todo se vino abajo.

El edificio en el que vivía fue vendido, y fui expulsada. Los nuevos propietarios desarrollaron planes para convertirlo en un hotel boutique y como resultado, yo y mis vecinos tuvimos que buscar nuevos hogares. Era increíblemente difícil encontrar un nuevo lugar para vivir después de esto porque los alquileres de la zona se subieron demasiado. Así fue para muchos de mis vecinos que habían vivido allí por décadas.

Lo que pasó en la Villa Carlotta no solo me paso a mí. Ocurre en toda la ciudad de Los Angeles, especialmente en los barrios del Distrito 13, que incluye Echo Park, Silver Lake, Atwater Village y Hollywood.

La ciudad está enfrentando una crisis de vivienda asequible. Los alquileres aumentaron un 11,6% en el año 2015 y, según los datos de la ciudad, el 60,1% de los inquilinos están sobrecargados, lo que significa que gastan más del 30% de sus ingresos en vivienda. Más impactante es que el 32,7% de los inquilinos están gravemente sobrecargados, gastando más de la mitad de sus ingresos en el alquiler. No es ninguna sorpresa que las estimaciones ahora cuenten la población sin hogar de nuestra ciudad cerca de 25.000.

La gobernanza irresponsable continúa exacerbando estos problemas. No es ningún secreto que el dinero está inundando las arcas de la campaña (el registro público lo confirma). Pero mientras tanto, las promesas hechas por nuestro representante, de mejorar las vidas de la gente común,  han quedado cortas. Nuestras comunidades se están vendiendo al mejor postor porque el liderazgo actual no lo representa a usted: representa intereses de dinero. Nuestra ciudad se ha disuelto en un juego de supervivencia para el que este financieramente más apto.

Mereces mas. Te mereces un formador de políticas, no un tomador político.

El 7 de marzo de 2017, usted tiene el poder de elegir a un representante con un historial de servicio probado como un líder de la comunidad, alguien con integridad y compromiso que haga frente a los intereses especiales poderosos y decir: nuestra ciudad, nuestro distrito, y nuestros representantes elegidos no están a la venta; Alguien que servirá a los residentes de nuestro distrito, no codiciosos desarrolladores y grandes empresas que quieran beneficiarse de la comunidad que usted ha ayudado a construir; Alguien que trabajará duro para formular políticas que detengan el desplazamiento de personas y empresas existentes; Alguien que asignará responsablemente fondos para albergar a las personas sin hogar y proteger a nuestras comunidades inmigrantes vulnerables; Y alguien que apoyará y acelerará la transición a la energía renovable, mejorará la inversión de nuestra ciudad en infraestructura y espacios verdes y asegurará que nuestras carreteras y aceras estén bien mantenidas y seguras.

Mi nombre es Sylvie Shain y yo soy ese alguien.

Un voto para mí es un voto para usted.

 

¿VIVE EN EL DISTRITO 13? ¡HAGA CLIC AQUÍ PARA AVERIGUAR!